Inicio » Destacado » Unos 950 pacientes esperan ser operados en el San Bernardo
Yatasto

Unos 950 pacientes esperan ser operados en el San Bernardo

Aseguran que atraviesan dificultades para conseguir turnos en la nueva línea 148.El servicio más requerido es el de cirugía. Hacen falta más quirófanos. “En lo que va del año ya vine 15 veces al hospital San Bernardo porque necesito operarme de cálculos en la vesícula. Además, tengo un mioma uterino que es como una pelota de 15 centímetros”, manifestó Ana Méndez, de 47 años, quien trabaja como empleada doméstica, vive en la zona sur de la capital salteña y es paciente del principal nosocomio de la provincia.
Como ella, son unas 950 personas las que están en lista de espera para una cirugía, según precisaron desde el hospital San Bernardo, que sigue colapsado pese a las promesas de inversión y mejoras. Aún hay pasillos repletos de pacientes.
Ana, quien fue 15 veces al hospital, se lamenta: “Me hice todos los estudios y pedí el turno, me respondieron que tenía que hacerme el prequirúrgico de anestesia, cuando fui para eso me dijeron que mis análisis de sangre ya estaban vencidos. Hace poco pude hacerme el prequirúrgico, que era una entrevista sobre alergias. Llamé un montón de veces al número telefónico nuevo, el 148, y no conseguí turno. Ahora me dijeron que llame este viernes. Ojalá esta vez tenga suerte. Siempre hay un pero… estoy indignada”.
Horacio Javier Mdalel, vicepresidente de la Asociación Interhospitalaria y médico cirujano del hospital San Bernardo, admitió la alta demanda que hay en el sector quirúrgico. “Tenemos una lista de espera muy nutrida: 950 personas de distintos servicios: traumatología, ginecología, cirugía general. Son pacientes que deben ser intervenidos y están esperando turnos. Hay diez quirófanos físicos pero solo ocho operativos. Uno funciona como depósito de material y el otro está inactivo pero lo quieren activar”, respondió.
Según describió el médico, actualmente la mitad de la sala de cirugía de varones está ocupada, colapsada por pacientes de traumatología producto de accidentes en moto. “Recibimos muchos casos del interior. Eso nos bloquea las camas”, remarcó.
Más casos
Raquel Galván acompañaba el martes a su esposo, Orlando Zamudio, de 63 años, mientras esperaba en el pasillo del centro asistencial. Ambos son oriundos de Hipólito Yrigoyen. La mujer cuenta que su marido tiene cataratas, y no ve casi nada. “Fue derivado para operación. Hace un mes que estamos yendo y viniendo. Por suerte el servicio social de Yrigoyen nos ayuda con los boletos. Aquí nos encontramos con miles de obstáculos. Nos dicen que llamemos al 148 pero ni te atienden. Te da ocupado todo el tiempo. Estoy desesperada. Es una burla para todos los salteños que nos den un número del que no se puede obtener nada”, reclamó Raquel.
Fueron varios los pacientes que se quejaron por el funcionamiento de la línea gratuita de atención ciudadana 148, que depende del Gobierno provincial y que se implementó desde septiembre pasado, en reemplazo de los 0800 que tenían el San Bernardo y otros organismos públicos.
A comienzos de este mes, desde el Grand Bourg detallaron que el 80 por ciento de las llamadas al 148 están vinculadas a demandas de salud.
“Esta mañana, a las 8, llamé al 148 por un turno para un médico clínico para mi madre que tiene arritmia cardíaca, problemas de coagulación de la sangre, de vista y también en los riñones. Tiene 82 años. Está en tratamiento y venimos aquí una vez al mes para control. La operadora me dijo que no tenía ningún turno”, planteó Silvia Cardozo, quien cuidaba a su mamá, Norma Martínez, en el primer pasillo del hospital.
Con relación a la línea 148 para turnos, el médico Horacio Mdalel, vicepresidente de la Asociación Interhospitalaria, explicó: “La operadora atiende al paciente. Lo que ocurre es que si yo, por ejemplo, atiendo los jueves seis pacientes y se me llena la lista, la próxima atención es el jueves siguiente, luego en dos jueves, o tres y luego un mes y ahí se genera un cuello de botella por la misma cantidad de demanda”. Agregó que clínica médica es el servicio más demandado junto a cirugía general.
Mdalel informó que hace cinco meses realizaron una propuesta para que disminuya la lista de espera. Quieren implementar un área de cirugía mayor ambulatoria. El hospital Papa Francisco, a partir del próximo año, dará el puntapié. Se trata de operaciones de baja complejidad, bajo anestesia local o general. El paciente podrá ser dado de alta el mismo día de la intervención.
“Por ejemplo, el paciente operado de vesícula podrá salir el mismo día y no ocuparía cama quirúrgica. Para nosotros sería una gran solución. Con esta propuesta se operarían más casos y la lista de espera disminuiría”, recalcó Horacio Mdalel.
En el hospital San Bernardo, según contó el profesional, esperan recuperar un espacio que utilizaba la Fundación Lapacho, que trabaja en talleres de prevención y asistencia a mujeres víctimas de violencia. Justamente, días atrás, se conoció que el hospital le requirió el espacio a la institución. Quieren sumar ese sector para la atención a pacientes.
“Esos espacios son imprescindibles para relocalizar áreas y descomprimir cirugías”, aseveró el médico.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*