Inicio » Deportes » Copa Libertadores » Lanús le ganó a Cerro Porteño y mantiene sus chances de pasar de fase
Yatasto

Lanús le ganó a Cerro Porteño y mantiene sus chances de pasar de fase

Con goles de Araujo y Benítez a los 27 y 45 minutos del segundo tiempo, el equipo de Barros Schelotto derrotó al team paraguayo por 2 a 0 en el sur bonaerense y mantiene sus chances de pasar a octavos.

Lanús, que había arrancado la noche como último del Grupo 3, le ganó al equipo paraguayo y se trepó a la punta de la zona. Bajo una lluvia torrencial, los de Guillermo se impusieron con un tremendo remate de Araujo y un cabezazo de Benítez. El sueño de la clasificación a octavos está vivo.

De último a primero, la parábola que dio Lanús este jueves fue como una lluvia de optimismo. Es que el equipo de Guillermo le ganó a Cerro Porteño por 2-0 y quedó arriba en el Grupo 3, con siete puntos, igual que los paraguayos pero con mejor diferencia de gol. Araujo y Benítez fueron los autores de los dos gritos de la noche. Ahora, a Lanús le alcanza un empate ante O’Higgins, en Chile, para meterse en los octavos de final de la Copa.

El camino del Granate en esta Libertadores parece sembrado de dificultades, de partidos rebuscados, de rivales con hambre de octavos de final. Así, debe multiplicar sus esfuerzos para salir bien parado. Lo hizo ante Cerro. El plan de juego era similar al del último choque con Deportivo Cali: asfixiar desde el inicio, presionar, golpear rápido y manejar el partido a partir de la diferencia. Pero el guión no se dio de ese modo, un poco por falta de frescura propia y otro por la resistencia paraguaya.

Lanús recién logró sorprender a los 15, cuando Benítez dejó mano a mano a Pereyra Díaz. Pero el ex Ferro definió al cuerpo, impreciso, como en casi todos los desbordes que ensayó por la derecha. El recurso que encontró Lanús para desnivelar fue el de la pelota parada. Izquierdoz y Silva ganaron de cabeza. El Marciano Ortiz intentó una buena chilena.

Lanús no se podía descuidar, porque Corujo lo complicaba a Velázquez y porque los mellizos Romero amenazaban en cada intento al fondo de los Barros Schelotto. A uno de los hermanos -Angel- le anularon un gol en el final del primer tiempo por un offside que no existió. Alonso había tenido otra clarísima en el arranque. La lluvia cambió el escenario en el segundo tiempo. El agua aceleró el juego y se empezaron a ver muchos más espacios. Lanús de a poco fue metiendo a su rival en el área. ¿Cómo abrir el resultado? Con un remate. Probó Araujo mediante un tremendo derechazo, la pelota se desvió y gol. Lanús siguió yendo. En el final, Benítez cabeceó el 2-0.

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*